Educar el alma para encontrar la paz

000-0700-107

Para reflexionar

Una persona puede ir al cielo sin salud, riquezas,
honores, sin haber aprendido algo, sin amigos, pero
nunca sin Cristo. Déjate llevar por las manos de Dios y nunca perderás
el rumbo de tu vida. No morimos cuando se cierran nuestros ojos para la
vida terrena, morimos cuando Cristo no ocupa el lugar
que le corresponde en nuestro corazón. "Abrid vuestro corazón a Dios. Dejaos sorprender por
Cristo. Dadle el "derecho a hablaros". Cristo no quita
nada y lo da todo". (Benedicto XVI).

  • February 2013